Sobrepeso: una mala compañía para las articulaciones

Detener-y-prevenir-efectivamente-el-dolor-articular2

Es una cuestión de salud, muy por encima de las razones estéticas que parecen querer imponerse en todo proceso de pérdida de peso que se precie. El sobrepeso es una mala compañía que alienta varias enfermedades y patologías. También lo es en el caso que nos ocupa en este post: su relación con el dolor en las articulaciones, especialmente en las que soportan el peso corporal. Y es que el control de los kilos extra es fundamental en los problemas articulares. Como clave es la toma de conciencia sobre las consecuencias negativas que el sobrepeso tiene en las dolencias musculoesqueléticas en general. ¿Por qué? A ello vamos….

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lo advierte: la obesidad y el sobrepeso son “una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”. Según la organización, desde 1975 la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo. Los últimos datos de los que dispone, relativos a 2016, señalan que ese año más de 1.900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos. Y con la ciencia en la mano, la definición de la OMS cobra fuerza: las últimas investigaciones publicadas al respecto en revistas especializadas como Arthritis Care & Research indican que perder un 20% o más de peso reduce el dolor de rodilla en personas obesas con artrosis, con el beneficio adicional de la mejora continua en la calidad de vida, de la salud física y la mejora del 25% en la función.

LAS QUE MÁS SUFREN
Larticulaciones más perjudicadas por el exceso de kilos son las que intervienen en la sujeción del cuerpo.
- Columna vertebral, lumbar y sacro.
- Cadera.
- Rodillas y tobillos, en las extremidades inferiores.

Todas ellas tienen lo que podría definirse como un límite de carga, y si éste se supera, y además de forma reiterada –como en el caso de una persona son sobrepeso- aumenta el riesgo de lesión: lumbalgias, agravamiento de artrosis, etc. Un ejemplo: una persona con 135 kilos de peso aplica 270 kilos de presión en el pie en cada paso. Imaginad el ‘sufrimiento’ de los tobillos viendo las múltiples papeletas que tiene para tener un esguince.

Pero además de sobrecargar las articulaciones, la obesidad puede promover su deterioro. La propia OMS cita entre las consecuencias sobre la salud de la obesidad y el sobrepeso los trastornos del aparato locomotor como la osteoartritis, “una enfermedad degenerativa de las articulaciones muy discapacitante”. La osteoartritis daña el cartílago que cubre los extremos de los huesos de una articulación, con lo que éstos se rozan, causando dolor, inflamación y pérdida de movimiento articular.


CÍRCULO VICIOSO

Una persona con sobrepeso tiende a limitar su actividad física por la complejidad (de movimiento o respiratoria incluso) que implica realizar ejercicio. El sedentarismo reduce la resistencia y flexibilidad muscular, y si el músculo y las articulaciones ya se ven afectadas de por sí por el exceso de peso, todo acaba sumando, para mal.


PREVENIR DESDE LA INFANCIA

El control del peso es clave desde la infancia. Una niñez marcada por la obesidad acarrea complicaciones para la salud que se pueden intensificar en la edad adulta. Sólo en lo que al ámbito musculoesquelético se refiere, los niños con sobrepeso tienen un rendimiento motor más bajo. Menos fuerza y resistencia muscular, complicaciones en el equilibrio y la coordinación. También ven afectada la flexión de cadera y rodilla.

La Federación Mundial de Obesidad sostiene que el problema de la obesidad “no sólo no parece estar disminuyendo sino que probablemente aumentará y empeorará durante los próximos años” y que en consecuencia “provocará más problemas de espalda y a nivel articular en general”. La misma organización alerta del aumento exponencial de pacientes que necesitaran intervenciones ortopédicas, para implantar por ejemplo prótesis de rodillas y caderas, también entre adolescentes. Un colectivo en el que se está empezando a detectar deslizamiento de la epífisis de la cabeza femoral: una separación de la cabeza del hueso del fémur de la cadera.

cijene-fitness-centar-visnjevac-osijek_1


SOLUCIONES

La parte positiva es que el problema del sobrepeso tiene solución, y que sus consecuencias negativas para la salud se pueden prevenir. Una dieta equilibrada, y supervisada siempre por especialistas, acompañada del hábito –mejor diario- de actividad física, pautada también por profesionales, son el punto de partida.

Con el verano ya de pleno, que invita a disfrutar del aire libre y de las actividades en equipo, quizás la puesta en marcha de este saludable plan para perder esos kilos extra, tenga más posibilidades de éxito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>