Ponerle un STOP al bruxismo

bruxismo

Suena a palabreja extraña, pero es más común de lo que parece. De hecho afecta al 20% de la población. Bruxismo quizás no os suene, pero sí eso de “apretar y rechinar los dientes” –sin propósito funcional, según completa la preciada Wikipedia- o aquello de sufrir “tensión mandibular”. Suele producirse con más frecuencia durante la noche, aunque hay quien la sufre también durante el día, mientras realiza actos tan cotidianos como caminar, cocinar, ver la televisión o trabajar delante del ordenador. La ansiedad o el estrés están en muchas ocasiones detrás de este hábito – o “alteración biomecánica de la articulación temporomandibular”, en términos fisioterapéuticos- aunque también puede estar relacionado con una mala alimentación o con trastornos del sueño que impiden un correcto descanso. Además de tener efectos negativos para nuestra dentadura –por el desgaste que supone el hecho de estar apretando los dientes constantemente-, el bruxismo también puede provocar dolor de cabeza y en los músculos de la mandíbula, el cuello y el oído.

¿Cómo prevenirlo, cómo combatirlo y cómo paliar sus consecuencias? A ello reservamos el post de este ya concluyente y primaveral mes de marzo.

Continue reading